Panorama General

El Cambio Climático y el sector agrícola peruano

El Perú es un país vulnerable al cambio climático. Las sequías, inundaciones y fluctuaciones inusuales de temperaturas vienen aumentando en intensidad y frecuencia y amenazan el desarrollo del sector agrícola. La agricultura emplea al 25% de la población económicamente activa, representando el sector económico más importante en áreas rurales.

Normatividad del Perú

El Perú es uno de los países latinoamericanos más activos en lo referente a política climática. Ha ratificado la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático y el Protocolo de Kioto, y es miembro del grupo de la Alianza Independiente de América Latina y el Caribe (AILAC).

Con el Plan Nacional Bicentenario, el Perú ha definido como pauta política hasta el año 2021 el fomento de estrategias de mitigación y adaptación en todos los niveles del gobierno, así como la reducción de vulnerabilidades y el fomento de la gestión del riesgo en el marco de un desarrollo sostenible. El Sistema Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres (SINAGERD) establece que todas las políticas y normas públicas deben considerar la Gestión del Riesgo de Desastres a largo plazo. Asimismo, el  Objetivo Específico 4.2 del Plan Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres (PLANAGERD) prevé promover la transferencia del riesgo, implementando el acceso a seguros ante el riesgo de desastres por parte de las entidades públicas y fomentando los mecanismos de acceso a los seguros de bienes y servicios privados ante el riesgo de desastres.

Para el sector agrícola, el MINAGRI viene implementando el Plan Nacional de Gestión del Riesgo y Adaptación al Cambio Climático en el Sector Agrario (PLANGRACC-A), con el objetivo reducir la vulnerabilidad del sector agrario hasta 2021 y fortalecer la resiliencia de la población rural gracias a una mejor gestión del riesgo de desastres y la implementación de medidas de adaptación al cambio climático a nivel nacional, regional y local. Una de las prioridades del PLANGRACC-A es la preparación y respuesta a emergencias ocasionadas por eventos climáticos, dentro de las cuales se incorporan los seguros agrícolas.

La Iniciativa Internacional del Clima (IKI)

El Ministerio Federal de Medio Ambiente, Protección de la Naturaleza, Obras Públicas y Seguridad Nuclear de Alemania lanzó la Iniciativa Internacional del Clima en el año 2008 para financiar proyectos climáticos y de biodiversidad en países en vías de desarrollo y recientemente industrializados. Una de las áreas de la Iniciativa busca mejorar las capacidades de Adaptación al Cambio Climático en países especialmente vulnerables. En este marco, el BMUB apoya el desarrollo de instrumentos innovadores de aseguramiento para la gestión del riesgo de desastres. De esta manera busca mejorar la seguridad económica y alimentaria de la población rural, así como sus posibilidades crediticias y adquisitivas.

Avances y demanda actual

Desde el año 2009, el MINAGRI ofrece el Seguro Agrícola Catastrófico (SAC) para campesinos de subsistencia, el cual es financiado mediante el Fondo de Garantía para el Campo y del Seguro Agropecuario (FOGASA). El Consejo Directivo del FOGASA reúne a representantes del MINAGRI, MEF y la PCM y es presidido por el Viceministro de Políticas Agrarias, los cuales toman decisiones en torno al SAC. El FOGASA es una herramienta para financiar seguros agropecuarios destinados a reducir la vulnerabilidad ante el cambio climático de los pequeños y medianos agricultores.

Los seguros agropecuarios subsidiados por el FOGASA son ofrecidos a través del Sistema de Seguros regulado y supervisado por la SBS. Como ente regulador, la Superintendencia de Banca, Seguros y AFP (SBS) tiene la misión de cautelar la estabilidad, solvencia y transparencia del sistema de seguros y de fomentar la inclusión financiera.

El sector agrícola aun representa un desafío para el mercado de seguros y requiere de un levantamiento de datos cada vez más confiable, una ampliación de la cobertura de seguros, la formulación de marcos normativos específicos y una cooperación público-privada más intensa. Esta demanda se ve reflejada en los Lineamientos para la Formulación de la Política Agraria Nacional del MINAGRI para el período 2015-2020. Para garantizar los ingresos de los productores agropecuarios, los Lineamientos establecen como estrategia expandir mercados de crédito, seguros y servicios agropecuarios mediante “un sistema público-privado de transferencia de riesgos agropecuarios sobre la base de un marco normativo específico, un sistema confiable de información de riesgos asegurables, e incentivos fiscales para el desarrollo de un mercado de seguros agropecuarios para la agricultura comercial de pequeña y mediana escala”.

Para este fin, y para el desarrollo de un mercado de seguros agrícolas, es importante la cooperación con las instituciones financieras y de seguros. Las empresas de seguros desarrollan y comercializan los seguros y las instituciones financieras vinculan el crédito con el seguro.